Tips para decorar al estilo minimalista

estilo minimalista

“Menos es más”, dicen los expertos del minimalismo, una corriente que ha tomado gran fuerza en los últimos años con exponentes tan célebres como Marie Kondo y Francine Jay.

Las propuestas del minimalismo son atractivas: necesitar menos objetos para vivir, contar con un espacio más limpio y ordenado, gastar menos dinero en cosas y más en experiencias… Suena maravilloso, pero es difícil de adoptar, especialmente para las personas que amamos el diseño y la creatividad.

Por otro lado, el exceso de muebles y objetos decorativos nos puede llevar a vivir en espacios en los que realmente no nos sentimos cómodos. Recordatorios y souvenirs que acumulamos de nuestros viajes, muebles familiares heredados por generaciones, manualidades que hicimos con mucho cariño, son algunos de los artículos que se van apilando en nuestros hogares y que, individualmente, se ven hermosos y nos llenan de buenos recuerdos, pero una vez juntos pueden ser abrumadores.

¿Qué hacer?

Si bien el exceso puede ser bello, el minimalismo también lo es. Lo importante es que, sea cual sea tu estilo decorativo, de verdad responda a tu gusto y tu creatividad y no sólo a la moda. Como dice Marie Kondo, gurú del minimalismo y el orden, debes quedarte con los objetos que de verdad te hagan feliz.

Te invitamos entonces a que hagas un recuento de los elementos de decoración en tu hogar y te preguntes con cuáles realmente te quisieras quedar, cuáles te gustaría renovar y cuáles deben abandonar tu casa definitivamente.

Los eternos

“No eres tú, soy yo”, le dices a esa lámpara que te encanta pero no se puede apreciar porque está en un rincón del salón, detrás del sillón, al lado de una planta, rodeada de los platos de colección que te heredó tu tía.

Sabes que tu romance con esos objetos puede perdurar, pero no les has dado el lugar que se merecen. Así que piensa en qué ubicación los disfrutarías más, o cuáles de los elementos que le rodean pueden irse, y toma la decisión que te hará disfrutar más tu espacio.

La renovación

Como dijimos anteriormente, el exceso no es malo siempre que no se vea como un accidente. Esa colección de posters retro podría verse maravillosa si le das protagonismo en una pared de tu casa bien iluminada, y donde no haya nada que compita con ella, sino elementos que la complementen.

Pregúntate a cuáles artículos quisieras darles una segunda oportunidad, y qué podrías hacer para cambiar la forma en que interactúas con ellos. Lo importante es que las habitaciones de tu casa no se vean como un accidente, sino como el resultado de lo que querías plasmar.

El deseo

Querías comprarte un sofá nuevo, pero te parece un desperdicio ubicarlo al lado de los otros cuatro sillones que ya tienes en el salón. Reflexiona al respecto, quizá tu sala sería más acogedora si le haces esa renovación que tanto te gustaría, pero no te atreves a hacer porque no sabes cómo deshacerte de los muebles que están ocupándolo.

Existen muchas opciones: puedes regalar, vender, reutilizar o reubicar esos elementos que ya no estás disfrutando para darle a tu espacio los objetos que de verdad deseas tener. Recuerda que tu casa es el espacio en el que te sientes más cómodo y feliz, no el lugar en el que apilas las cosas que acumulas de manera accidental.

Al final, no es una cuestión de exceso o simpleza, sino de contar con un lugar que sea la representación de tus gustos, tus búsquedas y tus experiencias.

¡Conoce los tips sobre como combinar estilos! Descarga tu eBook aquí.